English - Italiano -Deutch - Français - Espagnol - Româna -

Queridos amigos,

La pregunta ha surgido insistente en nuestros corazones luego que el Concilio Vaticano II habia pedido a todos los cristianos catolicos un serio empeno ecuménico: como las parroquias y, a través de ellas, las iglesias locales, pueden participar al camino ecuménico de las Iglesias en Europa, ofreciendo un proprio contributo original, junto con los monasterios, los teologos y los pastores?
La respuesta ha sido una intuicion, inspirada por la oracion, solicitada por las asambleas de Basilea y de Graaz, una idea simple que nos ha parecido inmediatamente capaz de grandes y multiples desarrollos y que habria permitido finalmente a todas las parroquias e iglesias locales dar un proprio contributo original al ecumenismo. Y estamos convencidos que si todos nosotros acogiésemos aqui esta intuicion en nuestro camino hacia Sibiu podria cambiar radicalmente la sensibilidad ecumenica entre las parroquias cristianas del norte de Europa prevalentemente reformadas, del este prevalentemente ortodoxas, del sud prevalentemente catolicas.
Esta es nuestra experiencia casi decenal y nuestra convencida y afectuosa invitacion a todos vosotros: proponer a todas las parroquias cristianas del viejo continente, aun geograficamente lejanas entre ellas, de valorizar los lazos de mutuo conocimiento y de vida ya presentes, para originar un sendero de fraternidad con cristianos catolicos- reformados – ortodoxos – anglicanos, en modo de generar un movimiento ecuménico capaz de ayudar también a las diversas confesiones que conviven en un territorio, a reconciliar las memorias y, con en mano la Charta Oecumenica, a empenarse a vivir como hermanos en el completo respeto de la disciplina de la propia Iglesia en funcion del ecumenismo.
He aqui, en extrema sintesis, la descripcion de nuestra propuesta:
“”El intercambio ecuménico es un proyecto pastoral que se propone dar vida, en modo no esporadico, a senderos de fraternidad entre parroquias cristianas de diversa confesion en ambito europeo, para favorecer lazos de mutuo conocimiento, oracion, dialogo y colaboracion reciproca sin tocar el dialogo teologico que se debe realizar en las sedes propias, sin alguna forma de proselitismo, en el completo respeto de la tradicion de cada uno.””
Conscientes que lo que nos une es mas fuerte de lo que nos divide y que diferencias esenciales en el ambito de la fe impiden todavia la unidad visible, se vislumbran ya algunos frutos: se reconoce uno al otro como hermano, nace una relacion de amistad y estima reciproca, caen estereotipos y perjuicios, se conocen directamente la vida, las dificultades, las riquezas espirituales de cada Iglesia o comunidad eclesial; germina una grande oracion entre todas las iglesias no solo durante la semana de la unidad, sino en los encuentros y luego en las respectivas comunidades, especialmente en el dia del Senor, haciendo participes las comunidades contemplativas que viven en el territorio; se favorece el intercambio de experiencias en relacion a los grandes desafios comunes de la evangelizacion de los jovenes, de los catecumenos, de las familias, utilizando en el intercambio todos los medios de la moderna comunicacion social; estimula la condivision, aun tramite pequenos signos, cuando se conocen las necesidades de las comunidades con las que se esta en relacion.
Si mil parroquias en Europa dieran vida a senderos de fraternidad, éste seria un evento espiritual en grado de despertar la Europa cristiana y de crear un clima espiritual favorable para el dialogo de los pastores, para la investigacion de los teologos, para la experiencia de vida y de oracion de los monasterios ecuménicos.

 

 

 

Uffici per l'Ecumenismo e il dialogo - email: info@ecumenismo.it

webdesign: kaleidon